Me acuerdo

CompárteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
La Memoria, de René Magritte, 1947) - Me acuerdo
La Memoria, de René Magritte, 1947

El arte de conservar la Memoria

Me acuerdo del caserón medio derruido y habitado por fantasmas que había en La Marquesa, aquella misteriosa finca a la que solo se podía acceder cruzando la carretera que mi madre me tenía prohibido cruzar.

Me acuerdo de las mañanas de verano en las que mis primos y yo íbamos  a mariscar en la Jara, Sanlúcar.

Me acuerdo del día en el que un fuerte balonazo en la cara me hizo cogerle miedo a jugar al fútbol.

Me acuerdo de la primera vez que crucé las puertas de la Biblioteca Nacional, hace ahora 12 años, y de la extraña escena que allí viví, digna de un relato de Kafka, y que durante varios minutos de confusión extrema me hizo comprender que en cualquier momento uno puede dejar de ser quien es para convertirse en lo que los otros están empeñados en creer que eres.

Me acuerdo de mi amigo Melero.

Me acuerdo, con cierta penitencia sentimentaloide, y hasta cierto grado de remordimiento, del Patacorcho y de la Vieja de los palillos.

Me acuerdo del Seat 124 marrón oscuro que tenía mi padre, y de su matrícula: CA-0628-B.

Me acuerdo del miedo instintivo y animal que despertaban en mí las mantis religiosas que tanto frecuentaban el barrio en el que yo vivía. Luego no las he vuelto a ver más.

Me acuerdo de los dedos amarillos de nicotina de mi tío Manolo, y de cómo mi madre nos despertaba a mis hermanos y a mí en aquellos sábados remotos en los que él venía a visitarnos cargado de chucherías.

Me acuerdo, a menudo, de los ausentes.

No me acuerdo del primer beso, pero sí de la primera caricia.

Entradas relacionadas

1 comentario en “Me acuerdo

  1. Me acuerdo del coche pero no de su matricula.

    Me acuerdo del por que mamá compró aquellos cojines redondos de dos colores (rojo y marrón y azul y marrón).

    Me acuerdo de donde se sentaba la abuela en la silla justo al lado del escalón que separaba las dos salitas de casa junto a la mesa redonda.

    Me acuerdo de cuando me obligaban a dormir la siesta y como conseguías que me durmiera metiendote conmigo en la cama de mamá simulando que estábamos en la nave de Ulises y nos sumergíamos en el agua (tapándonos con las mantas) y diciendo….. acuéstate que sino te puedes ahogar con el agua, cállate mira un pez grande, cierra los ojos ¡que viene!, yo te aviso cuando se valla.

    Me acuerdo del kiosco de la plazoleta de al lado y como íbamos a comprar chuches después de comer en verano con toda la calor y esas pobres niñas metidas en ese cuadrado de chapa y la calor que esas criaturas pasarían ahí dentro

    Me acuerdo del gallo que tenia el tito Manolo en su casa donde escondía los cigarrillos.

    Me acuerdo de la primera vez que conocí al tito Agustín.

    No me acuerdo con exactitud de su cara pero si me acuerdo del olor que tenia mamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *